pensamientos negativos

Cómo eliminar los pensamientos negativos

Deja de juzgarte con demasiada dureza, evita ser perfeccionista, perdónate y sé siempre amable contigo mismo… y bésate tres veces en el espejo.

Todos somos torpes principiantes. Hay que saber que las dificultades sólo existen al principio y que son un precio necesario que hay que pagar para aumentar la confianza en uno mismo y la seguridad.

Lo intento explicar rápidamente con unos ejemplos sencillos:

¿Quieres ser escritor? Sencillo: lee y escribe mucho, sin parar nunca, y verás que en algún momento serás capaz de escribir historias apasionantes.

¿Quiere convertirse en un buen orador? Sencillo: hay que hablar a menudo en público, practicar mucho la expresión oral. Las primeras veces será muy difícil, pero poco a poco, si perseveras, te familiarizarás con el micrófono y empezarás a disfrutar. No hay atajos.

Eliminar los pensamientos de autosabotaje

Sea lo que sea lo que quieras hacer, tienes que ejercitarte mucho, tienes que entrenar -léase habituar- a tu cerebro, que funciona exactamente como un músculo y se vuelve más potente y rendidor con cada exposición. Tienes que entrenar tu mente para que puedas ser más hábil y más capaz en todo lo que hagas.

Por lo tanto, ¡no es posible precipitarse! La mente inconsciente no te dejará hasta que aprendas bien. El inconsciente te bloquea y te asusta cada vez que haces algo por primera vez.

En pocas palabras, se ha demostrado que se necesitan unos 66 días para adquirir un nuevo hábito, es decir, la automaticidad, y unas 10.000 horas de práctica deliberada y continua para destacar en cualquier campo.

Así que si te sientes atascado en algún punto es porque… ¡tienes poca experiencia! Sólo eres un inexperto y por eso te siente inseguro y rondan por tu mente pensamientos negativos.

Somos los peores jueces de nosotros mismos

Por eso sientes miedo y ansiedad y tienes pensamientos autolimitadores y saboteadores. Tu mente inconsciente quiere evitar que causes una mala impresión, ¡por eso te bloquea al principio! Y si eres terco y actúas sin haber adquirido la conciencia adecuada lo pones bajo presión y te enfrentas al autosabotaje y la frustración.

Debes ser siempre amable y cooperativo con tu inconsciente, lo que significa entonces contigo mismo, y perdonarte cuando no tengas éxito en tus intenciones para no empeorar las cosas. El caballo es más fácil de domar con formas suaves que con la fuerza. Hay que tener paciencia, dar pequeños pasos al principio y perdonarse cada vez que se comete un error. Olvídate de insultarte y de enfadarte contigo mismo.

Siempre somos los peores jueces de nosotros mismos, pero eso es completamente erróneo.

Al principio de todo proceso, de todo trabajo, de toda relación, de todo, hay que proceder despacio, con humildad y con calma, sabiendo desde el principio que será difícil, que cometerás muchos errores y que a menudo te sentirás abatido. E inmediatamente pensarás, erróneamente, que este trabajo no es para ti.

Pero si no te lanzas, cometiendo errores y haciendo el ridículo, ¡nunca saldrás adelante! Tu autoestima siempre será baja y tendrás el síndrome de la neurosis infantil.

Sólo si sales de tu zona de confort (que en realidad es tu zona de autocompasión) y adquieres experiencia, tu confianza en ti mismo crecerá y te convertirás en un adulto seguro de sí mismo, autónomo e independiente.

No tenemos atajos para el éxito en esta vida

En pocas palabras, hay que entrenar al cerebro (o más bien a los tres cerebros) para que sea cada vez más eficiente mediante la formación de nuevos circuitos neurológicos que son una especie de autopista para los neurotransmisores. (El sistema nervioso utiliza estas sustancias químicas -neuropeptidos- para regular o dirigir mecanismos vitales como los latidos del corazón, la digestión, la respiración, el sueño y todo lo demás).

Ten en cuenta que los bomberos y los expertos en desactivación de bombas, a pesar de realizar trabajos muy peligrosos, no se dejan detener por el miedo precisamente porque se han entrenado durante mucho tiempo y siempre saben qué hacer en todo momento.

No hay atajos para el éxito en la vida. Hay que entrenar la mente y no dejar nunca de crecer, de lo contrario comienza inmediatamente el decrecimiento, es decir, el desmantelamiento gradual de los circuitos neurológicos.

Esto es exactamente lo que suele ocurrir a las personas que se jubilan sin tener una afición o algo emocionante que hacer. Muchos de los problemas que tenemos en nuestra mente no son reales, son falsos problemas: ¡pretendemos pasar por las etapas de la vida sin saber ni aprender nada!

En conclusión, para eliminar tus pensamientos negativos y autosaboteadores tienes que dejar de juzgarte con demasiada dureza, evitar ser demasiado perfeccionista, aprender a reconocer los pequeños progresos y celebrarlos con entusiasmo, sustituir los pensamientos o ideas que te perjudican por los que te hacen sentir bien y ser siempre amable contigo mismo.

En todo caso, cuando te sientas mal, besa a la persona… que ves frente a ti en el espejo tres veces.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.